https://www.facebook.com/ifeltloveshop?fref=ts

Este blog nació sin ninguna pretensión, animada por amigos y conocidos. Me lo hizo en Diciembre de 2008 Eloy, un amigo de mi hermano Nacho.

Como ya vamos a cumplir seis años en unos días, pensé celebrarlo encargándole a María de I felt love, el dibujo de la cabecera.

Es un homenaje a la cocina de carbón de mis abuelos, a Blossom la perra de mi hermano Nacho, que comía todo lo que pillaba en la encimera y me echaban a mí la culpa hasta que un día comió calamares en su tinta y dejó las huellas por toda la cocina y entre que todo el mundo sabe que en mi vida probé un calamar en su tinta y que dejó la prueba del delito ya se creyeron que los otros robos no los había perpetrado yo.

Todas las recetas que hay publicadas las puede hacer cualquiera, si las hago yo, le salen a prácticamente todo el mundo.

Quiero daros las gracias a mis seguidores, a los que ponéis comentarios y a la gente que como Pedro el marido de mi amiga Rosa, cree que cocinando hago un bien a la humanidad.

Espero que os guste el cambio y seguís siendo bienvenidos a mi casa.

Seguidores

domingo, 27 de septiembre de 2015

TRIFLE DE MARACUYÁ













- 1/2 kg. de bizcocho esponjoso de Madeira pincha aquí
- 150 c.c. de Pedro Ximénez o cualquier vino dulce
- 500 c.c. de nata para montar
- 4 cucharadas de azúcar glas
- 280 grs. de pulpa de maracuyá sin pepitas
- azúcar al gusto?

Se corta el bizcocho en rebanadas o en trozos, se coloca en una fuente. Yo usé un molde de pie de 23 cm. medidos desde el borde interior y de 6 cm. de alto. Se emborracha con el vino dulce. Si lo van a comer niños se puede sustituir por almíbar.
Se bate la nata con el azúcar glas hasta que haga picos. Tiene que estar firme, pero si nos pasamos empieza a separarse el suero y acabamos teniendo que hacer mantequilla. 
Se separan 70 grs. de maracuyá  y se le echa azúcar. Hay a quien no le hace falta, a mí si no le echo azúcar me resulta muy ácido. Una vez disuelto el azúcar se echa en la nata revolviendo con una espátula.
Endulzamos el resto de maracuyá y le añadimos unas pepitas.
Se echa la nata encima del bizcocho y por encima regamos con el maracuyá restante. No lo eché todo porque se me salía de la fuente, así que cuando lo serví en trozos, le fui poniendo  lo que me quedaba en el cuenco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada