https://www.facebook.com/ifeltloveshop?fref=ts

Este blog nació sin ninguna pretensión, animada por amigos y conocidos. Me lo hizo en Diciembre de 2008 Eloy, un amigo de mi hermano Nacho.

Como ya vamos a cumplir seis años en unos días, pensé celebrarlo encargándole a María de I felt love, el dibujo de la cabecera.

Es un homenaje a la cocina de carbón de mis abuelos, a Blossom la perra de mi hermano Nacho, que comía todo lo que pillaba en la encimera y me echaban a mí la culpa hasta que un día comió calamares en su tinta y dejó las huellas por toda la cocina y entre que todo el mundo sabe que en mi vida probé un calamar en su tinta y que dejó la prueba del delito ya se creyeron que los otros robos no los había perpetrado yo.

Todas las recetas que hay publicadas las puede hacer cualquiera, si las hago yo, le salen a prácticamente todo el mundo.

Quiero daros las gracias a mis seguidores, a los que ponéis comentarios y a la gente que como Pedro el marido de mi amiga Rosa, cree que cocinando hago un bien a la humanidad.

Espero que os guste el cambio y seguís siendo bienvenidos a mi casa.

Seguidores

martes, 1 de marzo de 2016

POTE DE NABOS DE SAN MARTÍN DE SOTRONDIO



- 3 kgs. de nabos
- 2 chorizos
- 2 morcillas
- 300 grs. de lacón
- 250 grs. de rabadal de cerdo
- oreja, rabo y morro de cerdo
- pimentón dulce y picante (del picante 1/2 cucharadita)

Se pone el lacón, el rabo, la oreja y el morro en  remojo la noche anterior.
Se pelan los nabos y se cortan chascándolos. En una cacerola grande se ponen las carnes y en cuanto hierven, se espuman. Se añade el resto de ingredientes y de pone a cocer a fuego lento hasta que los nabos estén tiernos. Se dejan reposar toda la noche, lo que aquí llamamos trasnochar los nabos. 
Se salan y se  ponen a cocer otro poco hasta que la carne esté tierna. Una vez cocidos se dejan reposar y se sirven con el compango.
Antes de los nabos se suele comer una sopa de pan de escanda que se hace con parte del caldo de los nabos, tienen que quedar un poco caldosos.
Si os gusta más espeso el caldo, siempre se pueden triturar un par de trozos de nabo.
Se necesita una cacerola bastante grande, si no la tenéis siempre se puede hacer con la mitad de los ingredientes.
El carnicero no tenía rabadal, le dije que me diera lo más parecido y me dio un trozo de cerdo ibérico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada