https://www.facebook.com/ifeltloveshop?fref=ts

Este blog nació sin ninguna pretensión, animada por amigos y conocidos. Me lo hizo en Diciembre de 2008 Eloy, un amigo de mi hermano Nacho.

Como ya vamos a cumplir seis años en unos días, pensé celebrarlo encargándole a María de I felt love, el dibujo de la cabecera.

Es un homenaje a la cocina de carbón de mis abuelos, a Blossom la perra de mi hermano Nacho, que comía todo lo que pillaba en la encimera y me echaban a mí la culpa hasta que un día comió calamares en su tinta y dejó las huellas por toda la cocina y entre que todo el mundo sabe que en mi vida probé un calamar en su tinta y que dejó la prueba del delito ya se creyeron que los otros robos no los había perpetrado yo.

Todas las recetas que hay publicadas las puede hacer cualquiera, si las hago yo, le salen a prácticamente todo el mundo.

Quiero daros las gracias a mis seguidores, a los que ponéis comentarios y a la gente que como Pedro el marido de mi amiga Rosa, cree que cocinando hago un bien a la humanidad.

Espero que os guste el cambio y seguís siendo bienvenidos a mi casa.

Seguidores

domingo, 14 de agosto de 2016

BAKLAVA



Voy a seguir insistiendo en que a pesar de que me gusta comer la pasta filo, odio manejarla, aunque tengo cuidado me suele romper con bastante frecuencia, y reconozco que el resultado merece la pena, pero cuando me rompe me cabreo bastante, así que no sé si está compensado el tema. Me sobró bastante almíbar, pero está tan bueno, que lo tengo en un bote de cristal en la nevera para emborrachar algún bizcocho.

- 8 hojas de pasta filo (yo usé 6)
- 325 grs. de pistachos tostados no muy triturados
- mantequilla derretida

Almibar

- 300 c.c. de agua
- 500 grs. de azúcar
- zumo de medio limón
- 1 cucharada de agua de rosas comestible
- 1 cucharada de agua de azahar

Se pone al fuego en un cazo el agua, azúcar y zumo de limón y se deja hervir 5 minutos a fuego fuerte. Se retira del fuego y se le añade el agua de rosas y el de azahar. Se deja enfriar.

Se pinta un molde cuadrado de 25 x 25 cm.  con la mantequilla derretida.
Se pinta una hoja de pasta filo con mantequilla y se coloca en el molde dejando hacia arriba la masa que sobra por los extremos. Se van pintando las otras dos hojas con la mantequilla y se colocan encima de la primera.
Yo dejo tapadas el resto de hojas con un paño mojado para que no se sequen.
Se cubre el fondo con los pistachos y se tapa con una hoja pintada de mantequilla. La parte pintada encima de los pistachos. Se cubre con las otras dos y se remeten los extremos lo mejor que podamos. Se pinta la última capa por la parte de arriba y se le hacen unos cortes en forma de rombos o de cuadrados, se hornea a 180ºC durante 30 minutos o hasta que dore.
Se retira del fuego y se le echa parte del almíbar (un par de garcilladas), se deja enfriar un poco y se le echa otras dos garcilladas.
Aquí llamamos garcilla a lo que el resto de los mortales llamáis cazo para servir la sopa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada